Autores favoritos (1)

Stephen KingQue nadie os diga que debéis leer o no en base a a unos estándares de calidad. En la literatura, como en cualquier otro tipo de arte, la calidades también va de la mano de la subjetividad. ¿Quién ha leído las obras de los Premios Nobel de Literatura o los Premios Cervantes? El mismo Premio Planeta nos ha servido en bandeja libros tan penosos de autores tan reconocidos que deberían cambiar el título “Premio Todo por la pasta”. Y, no obstante, hay gente que adora las novelas del Premio Planeta, de la misma forma que adoran las novelas de la saga de las Sombras De Grey. ¿Dónde está la calidad? En vuestra cabeza, únicamente. Las listas, las recomendaciones, los premios… todo va en función de un objetivo (comercial) que puede diferir completamente de vuestro objetivo como lectores.

Aquí os dejo una lista de mis autores favoritos y el motivo por lo que conecto con ellos mejores que con otros autores. Me niego a poner una obra específica de cada autor porque eso sería como escoger a quien quieres más: si a papá o a mamá.

Stephen King, porque nadie como él consigue novelas corales que sean comerciales al mismo tiempo que mantienen un estándar de calidad. De hecho, este blog se llama “el resplandor las letras” por “El resplandor” de Stephen King. Nunca he pasado miedo leyendo… excepto con esa fantástica novela. Recordad siempre que hacer reír o dar miedo con una novela es algo prácticamente imposible, si alguien lo consigue: es un maestro. Además King tiene una fantástica novela biográfica titulada “Mientras escribo” que es la biblia para todo aquel que pretenda emular la escritura del maestro del horror.

Tom Sharpe, porque es el autor con cuyas obras mejor me identifico: es divertido, es mordaz y sus novelas discurren a toda velocidad con algunos de los diálogos más estúpidamente divertidos que nadie puede escribir.

Eduardo Mendoza, porque solo alguien como Mendoza es capaz de crear grandiosas obras y combinarlaras con pequeñas joyas de orfebrería humorística. Es un auténtico genio juntando las palabras y solo los genios son capaces de tener éxito en cualquier cosa que se propongan. Igual que King es un genio de ese género tan complejo como es el horror, Mendoza es un genio de ese otro género tan imposible en la novela como es el humor.

Charles Bukowski, porque me enseñó que, más allá del tema, puedes escribir desde el estómago y convertirte en un poeta sin pretenderlo. El realismo sucio es más sucio y más real que nunca con el hipnótico Bukowski.

Patricia Highsmith, La reina de la novela psicológica que muchos confunden con el género “policiaco” en el que enmarca sus historias. Nadie como Highsmith ha sabido abordar la psicología de un delincuente y hacerlo tan realista como encantador (en las cinco novelas de Tom Ripley). Además, Highsmith tiene un libro imprescindible para todo aquel que quiera escribir narrativa, titulado “Suspense: como se escribe una novela de intriga” donde destripa los entresijos de la arquitectura narrativa explicando como escribió la novela “La celda de cristal”.

Truman Capote, porque además de revolucionar la novela moderna con “A sangre fría”, ha escrito maravillas como “Desayuno en Tiffany’s”, “Ataúdes de artesanía” o todas esas entrevistas con celebridades que publicaba en la revista Playboy. Es casi imposible construir la narrativa al modo Capote y que resulte atractiva al lector, Capote lo consigue.

(continuará)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s