Críticas, análisis y percepciones

Habitualmente, los lectores, al finalizar un libro, tienen percepciones diferentes de cuanto han experimentado en ese viaje que comienza en el prólogo y acostumbra a finalizar en el epílogo. Ninguno de los puntos de vista (y a la vez, todos) son correctos. Como lectores, tenemos un gusto o una sensibilidad diferentes (una personalidad diferente) y es por eso, siempre defiendo que no hay libro mejor ni peor, sí que existen libros peores y mejores para nosotros, como lectores, como personas.

Lo que uno percibe como maravilloso, para otro puede resultar horrible (y viceversa). Luego está la indiferencia, claro. Esa es la peor de las críticas.

Me han hecho llegar un punto de vista que en si no se trata de una crítica, sino del análisis de lo que sucede en la novela (a modo de “comentario de texto” escolar). Leer esto ha sido de lo más interesante como escritor que he recibido pues, a veces, el lector es capaz de llegar donde el escritor no sabía que había llegado. Esto sucede porque durante la construcción de una novela, el autor construye mapas mentales con referencias a todo cuanto de real le rodea, pero también suele hacerlo de manera inconsciente, proyectado su realidad (o su visión de la realidad) en la historia. No siendo realmente consciente del “porque”, aunque lo haya.

Por eso resulta tan reconfortante leer que alguien ha llegado a conclusiones que tu habías dispuesto (de manera oculta) en la historia o que has proyectado sin darte cuenta.

Esta interpretación de “La ligereza de la grava” me parece de lo más acertada (y reveladora). Mil gracias a la autora (y felicidades por su prosa).

Os dejo la “critica” en forma de foto de la manera en que me la hicieron llegar (ojo: ¡al final del texto hay un “spoiler” de la novela!)

IMG_0980[1]

Reseña en “Libros y literatura”

captura

Y aquí os dejo una nueva reseña (crítica) de “La ligereza de la grava” que Roberto Maydana ha escrito para la web “Libros y literatura”.

Con cada reseña, con cada crítica, uno se da cuenta que lo importante no es que te digan lo que quieres oír sino lo que no quieres oír, esa es la única manera de mejorar, de aprender, de adaptarse…

Reseña de “La ligereza de la grava” en LIBROS Y LITERATURA

La creación de la portada

Nunca había participado en el proceso creativo de una portada (y contraportada) de una novela. Este proceso en el caso de “La ligereza de la grava” ha sido divertido y emocionante. Tanto la diseñadora como yo hemos compartido ideas y hemos tenido que ceder o imponernos. Quien crea que solamente el escritor puede decidir el diseño de su portada está equivocado. El escritor sabe escribir, pero, de la misma manera que el director de cine no se empeña en escribir la banda sonora, el escritor debe confiar en el criterio de otros artistas. Lo importante es el resultado y, en este caso, puedo asegurar que estoy satisfecho casi totalmente por lo que hemos conseguido en apenas tres días.

mosaicoLa idea principal, sugerida por la presencia constante de la muerte en la novela, era el de mostrar esa muerte en la portada de alguna manera que no resultase agresiva, por eso se me ocurrió la idea de la muerte mejicana, esas hermosas calaveras de colores que se utilizan en las fiestas. Se lo dije a la diseñadora quien pintó la maravillosa calavera que aparece en la portada de mi novela, el resto lo hicimos como un equipo, aunque ella impuso (con buen criterio) ese color anaranjado que a mí no me convencía pero que, como ella dijo, le daba ese estilo de novela humorística (o desenfadada) que es “La ligereza de la grava”.

publicacion1

La autora de esta maravillosa portada es Adriana González.

capturaAdriana González nació en Caracas, Venezuela. Es una apasionada del conocimiento en todas sus expresiones.  Estudió Ingeniería Química y Arquitectura en la Universidad Simón Bolívar al tiempo que combina sus estudios con su pasión por la poesía y la música practicando con el prestigioso Sistema de Orquestas de Venezuela y cantando con la Schola Cantorum de Venezuela y la Cantoría Alberto Grau. Con ellos viaja por Europa y los Estados Unidos y graba 6 discos de distintos géneros. Trabaja en el Instituto de urbanismo de la Universidad Central de Venezuela donde realiza un máster en Diseño y Planificación Urbana al tiempo que comienza a desarrollar su interés en el dibujo y la pintura surrealista. En 2007 se muda a vivir a Washington DC empujada por la crisis política y económica de su país natal y comienza su formación como Especialista en Sistemas de información Aeronáutica. Durante los últimos años trabaja para la Agencia Federal de Aeronáutica y publica sus dibujos y trabajos poéticos diversos blogs.